178. El judaísmo humanista: La cultura judía sin componentes sobrenaturales.

Sherwin Theodore Wine (1928-2007), nació en Detroit, Michigan. Fue hijo de padres originarios de Polonia, afiliados al movimiento conservador, que llevaban una casa kosher y respetaban el shabat. Estudió en la Universidad de Michigan donde obtuvo su licenciatura y su maestría en humanidades. En 1951 se inscribió en el Hebrew Union College donde se graduó como rabino reformista. Fue capellán en el ejercito americano durante la guerra de Corea.

En 1958 formó una congregación reformista, llamada Beth El, en Windsor, Ontario, en Canadá. En 1963, un grupo descontento del templo Beth El le pidió formar una nueva congregación en un suburbio de Detroit. Lo que les molestaba era el lenguaje tradicional usado en el servicio religioso. Wine lo hizo y eventualmente tomó la decisión de eliminar la palabra “Dios” de los rezos y en su lugar usar frases que exaltaban la historia, la cultura y la ética judías. Esta decisión fue el parteaguas para desarrollar el judaísmo humanista como una postura diferente dentro del mundo judío. En 1971 la congregación se mudó a su propio edificio y cambió su nombre a Templo Birmingham. La Torá fue colocada en un espacio en la biblioteca del templo y en el lugar del Aron Hakodesh se colocó una estatua con la palabra Adam escrita en hebreo.

El humanismo es una postura filosófica y ética que pone en primer lugar al ser humano. Sus seguidores prefieren el pensar de forma crítica y el convencer con pruebas, que el aceptar sin cuestionar los dogmas o la superstición. La libertad y el progreso humanos son primordiales para ellos y están típicamente alineados con el secularismo. Es una filosofía de vida no teísta (sin Dios), centrada en la acción humana, ya que entienden el mundo a través de la ciencia, en vez de entenderlo a través de una revelación, como la que describe la Torá que vivió Moisés en Sinai.

El nuevo movimiento atrajo gente de otros lugares y en 1969 Wine formó la “Sociedad para el Judaísmo Humanista”, la que en la actualidad agrupa a casi 30 congregaciones en Estados Unidos y Canadá. En 1985 creo el “Instituto Internacional para el Judaismo Secular Humanista”, con el objeto de preparar líderes y rabinos para el movimiento, tanto en Estados Unidos como en Israel.

Las fiestas judías y el ciclo de vida se celebran en el judaísmo humanista con un significado diferente. Por ejemplo, Rosh Hashana se considera un tiempo de reflexión y renovación y Yom Kipur una celebración de la fortaleza interior y la autoestima. Le dan más importancia a los escritos de los estudiosos del judaísmo de los últimos 250 años, quienes integraron en su filosofía los conceptos de la Haskala, la ilustración judía, que a los textos antiguos.

El movimiento define al judaísmo como la experiencia histórica y cultural del pueblo judío. En sus ceremonias y celebraciones utilizan un lenguaje centrado en el hombre y no mencionan a Dios. Sostienen que es la responsabilidad del hombre el resolver por sí solo los problemas de la humanidad y no esperar ayuda divina. En resumen, la filosofía del judaísmo humanista está centrada en el hombre y celebra la cultura judía, pero sin componentes sobrenaturales.

Por Marcos Gojman.

Bibliografía: Material de “Society for Humanistic Judaism” y otras fuentes.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s