117. La emancipación: un proceso difícil y doloroso.

La emancipación, el reconocer que los judíos tenían los mismos derechos que los demás ciudadanos, fue visto como un cambio histórico que anunciaba un mejor futuro para el pueblo judío y se convirtió en un asunto central para los judíos en todas partes, aunque cada comunidad tuvo que luchar su propia batalla para lograrlo.

En muchos lugares fue un largo proceso de integración social y económica del judío dentro de la sociedad gentil y que además requirió el renunciar a su forma tradicional de vida. El conde de Clermont Tonnere, en 1789, en su famoso discurso ante la Asamblea Nacional francesa, dijo: “A los judíos hay que negarles todo como nación pero hay que darles todo como individuos”. Los franceses introdujeron este tipo de emancipación a todos los países que conquistó Napoleón.

Ya sea como resultado de una elección deliberada, como en Francia, o como algo impuesto a fuerzas, como en Alemania o Italia, o el producto de un largo proceso de maduración socio cultural como en el imperio Austro Húngaro, la emancipación fue un proceso difícil y doloroso. La acostumbrada animosidad religiosa del gentil hacia el judío no lo hizo fácil.

La emancipación sufrió retrocesos en los años posteriores al congreso de Viena de 1814-15, después de la derrota de Napoleón. Sin embargo, grupos liberales y democráticos tomaron la bandera de la emancipación de los judíos como un asunto central de sus campañas políticas. Para 1848, la idea de la igualdad para los judíos era un concepto aceptado en los países occidentales.

La emancipación tuvo su propio calendario. Se logró en 1786 en el estado de Virginia, en 1787 en todos los Estados Unidos, en 1791 en Francia, en 1796 en Holanda, en 1812 en Prusia, en 1814 en Dinamarca, en 1831 en Bélgica, en 1832 en Canadá, en 1866 en Suiza. En 1867 se consigue en Austria y Hungría, en 1869 en Italia, en 1870 en Suecia y en Grecia, en 1871 en Gran Bretaña y en Alemania. En 1919 en Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania y Rumania. En 1917 en Rusia, cuando el gobierno ruso les dio la igualdad de derechos a todos sus ciudadanos. En Polonia fue hasta 1935.

En América Latina se dio como consecuencia de los movimientos de independencia de cada país, a principios y mediados del siglo XIX. En el mundo islámico no hubo emancipación en el sentido occidental. En el imperio otomano el sultán dio la igualdad de derechos dos veces, en 1839 y 1856 para judíos y cristianos. La revolución de los jóvenes turcos en 1908 lo ratificó. En Yemen nunca se les dio igualdad de derechos a los judíos. En Egipto, Siria, Libia, Marruecos, Argelia y Túnez, se les otorgó de manera oficial, pero fueron revocados después de la guerra de independencia de Israel.

Hoy en día nos cuesta trabajo pensar que hubo lugares y épocas donde el judío no tenía los mismos derechos que cualquier otro ciudadano. Conseguirlo no fue un proceso natural y sencillo, sino difícil y doloroso.

Por Marcos Gojman.
Bibiliografía: Encyclopedia Judaica y otras fuentes.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s