137. La Genizah de El Cairo: un escondite para ideas diferentes.

La genizah, que en hebreo significa “escondite”, es un lugar donde se guardan libros y documentos que ya no son de utilidad y que por tener escrito el nombre de Dios, no se pueden destruir. Como también se acostumbra escribir el nombre de Dios al principio de una carta o de otro tipo de documentos, estos también se guardan eventualmente en la genizah.

La genizah más famosa es la de El Cairo, por el tamaño y el contenido de los documentos que ahí se encontraron. Por casi mil años, la comunidad judía de Fustat, en la parte vieja de El Cairo, depositó libros usados y otros documentos en la genizah de la sinagoga Ben Ezra, construida en el año 882. En 1896, Salomón Schechter, profesor de Talmud y literatura rabínica en la Universidad de Cambridge, con la ayuda financiera de Charles Taylor, llegó a El Cairo y después de varios meses de arduo trabajo y con el permiso de la comunidad judía de Egipto, se llevó cerca de 190,000 documentos a Inglaterra. La colección Taylor-Schechter de la genizah de El Cairo en Cambridge es la más extensa, aunque no todos los documentos de la genizah están guardados ahí.

La Genizah de El Cairo es uno de los grandes tesoros del judaísmo jamás encontrado. Su contenido le dio al mundo información valiosísima sobre el Medio Oriente en la época medieval. Además de documentos sobre la Biblia y el Talmud, había documentos de la vida diaria. Schechter inclusive encontró una carta firmada por el mismo Maimónides.

En 1970, el profesor Stefan Reif, experto en judaísmo medieval y lenguas semíticas, fue nombrado jefe del departamento responsable de la colección de la genizah. Reif nos dice: “Hasta antes de la genizah, si queríamos conocer algo de esa época, la única manera era con documentos de los siglos XVI y XVII. Gracias a la genizah, tenemos documentos que van del siglo IX hasta el XIII”.

El profesor Reif nos explica que en la genizah se encontraron cartas, certificados, quejas de las esposas sobres sus maridos, listas de joyas, etc. Material que refleja la vida diaria judía de la época. También hay documentos que han revolucionado campos de estudio, como algunos con formas de puntuación en hebreo diferentes a las conocidas antes. Reif nos dice que los documentos de la genizah muestran la gran disputa que existía entre las academias de Babilonia y las de Israel, donde la halája era más flexible. Los sabios babilónicos acusaban a los de Israel de no ser suficientemente estrictos en su práctica. Reif también encontró material que nos permite ahora entender mejor el Talmud Jerusalmi, relegado a segundo plano por el Talmud Babli.

Dice Reif: “No sabemos mucho de los libros de rezos de antes del siglo 9. Hasta entonces se rezaba de forma oral y cada director de rezo lo hacía según sus propias preferencias, sin tener un texto unificado. Los sabios de Babilonia estaban a favor de tener un texto único, mientras que los de Israel dejaban que cada director de rezo rezara según sus preferencias. Los documentos de la Genizah demostraron que la costumbre de Babilonia se impuso sobre la de Israel”. Todavía falta mucho que descubrir entre los documentos de la genizah del Cairo. Lo que sí sabemos es que la genizah del Cairo escondía ideas diferentes guardadas en viejos documentos.

Por Marcos Gojman
Bibliografía: Entrevista al Dr. Stefan Reif por Tali Farkash y otras fuentes.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s