175. Eugene Borowitz: La libertad personal y la tradición, renovando el Pacto con Dios.

Eugene Borowitz (1924-2016) nació en Columbus Ohio, hijo de padres originarios de Lituania que hablaban Yiddish en la casa. Decía orgullosamente que era el producto de un matrimonio mixto entre un abuelo cerebral lituano y otro emocional hasídico.   Estudió su licenciatura en filosofía en Ohio State University y después ingresó al Hebrew Union College, donde recibió su título de rabino y posteriormente el doctorado en letras hebreas con especialidad en literatura rabínica.

Por más de cincuenta años, Rabi Borowitz enseñó teología en el Hebrew Union College, el seminario rabínico reformista. Sus enseñanzas cambiaron el enfoque del reformismo, donde la autonomía individual y el rechazo a la halaja eran el paradigma principal del movimiento, pues propuso un judaísmo donde el individuo vive el pacto bíblico con Dios, el cumplir sus mitzvoth, mandamientos, al tiempo que conserva la libertad para tomar sus propias decisiones religiosas, basado en el conocimiento y el compromiso personal.

Borowitz decía que, derivado de las ideas de la Ilustración y la Modernidad, el hombre pensó que con el solo uso de la razón tendríamos valores sólidos y universales. Que encontraríamos nuestro sistema ético por nosotros mismos, pues somos seres pensantes. Que no necesitamos que nos lo impongan desde afuera, como son los mandamientos divinos. Pero eso no funcionó, nos dice Eugene. El Holocausto y sus horrores demostraron lo contrario. El pueblo de Kant y de Schiller, con toda su cultura, llevó a la maldad a extremos inimaginables. Creíamos que la razón y la ciencia serían la base para llevar a la humanidad a niveles más altos, pero lo que hicieron fue volver todo relativo y sumir al hombre en un vacío de valores. La moral perdió su base religiosa.

Pero con todo, decía Borowitz, la mayoría de los judíos no quieren regresar a vivir en un gueto. Ya no podemos renunciar a los beneficios que nos trajo la modernidad, como son la igualdad y la democracia plural. Nosotros, decía, los judíos no ortodoxos, quisiéramos ser más religiosos y llevar una vida “más judía”, pero sin perder nuestro derecho de poder determinar nosotros mismos que aspectos del judaísmo aceptamos y observamos.

Él lo llamaba renovar el Pacto con Dios, trayendo la modernidad, la igualdad y el pluralismo democrático a una conversación creativa con las particularidades y las prácticas tradicionales del judaísmo rabínico. Era pasar de un judaísmo moderno que buscaba ser universal, a un judaísmo post moderno que se manifiesta en una verdad particular. El reformismo de la modernidad trató de conquistar, controlar y desterrar el pasado, mientras que el de la post modernidad rescata y permite que algunas tradiciones del pasado influyan el presente y el futuro.

Borowitz no se consideraba un “racionalista”. Sus principios estaban fundamentados en sus propias experiencias particulares y en las de su comunidad, evitando las posturas basadas en la razón y en lo universal. Pero tampoco aceptaba la postura ortodoxa que niega la autonomía de la persona y que sólo acepta una completa obediencia a la ley, por encima de la propia conciencia.

Eugene Borowitz fue sin duda uno de los más influyentes pensadores del judaísmo reformista. En sus escritos, pudo conciliar la libertad personal con la milenaria tradición del judaísmo.

Por Marcos Gojman.

Bibliografía: Eugene B. Borowitz “Renewing the Covenant y otras fuentes.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s