53 La Biblia, ¿nuestra acta constitutiva?

Los 39 libros que forman el Tanaj, (Biblia en hebreo), fueron escogidos de un grupo muy amplio de obras que existían en la época cuando se hizo la selección. La selección fue un proceso que requirió cinco siglos. Por ejemplo, la Torá con sus cinco libros, adquirió su estatus de libro sagrado en el siglo cuarto antes de la era actual. Los libros de los profetas se recolectaron y organizaron en el período del Segundo Templo. Y la decisión de qué libros iban a formar la tercera parte del Tanaj, los Ketubim, fue tomada después de la destrucción del Segundo Templo, posiblemente en el siglo dos de nuestra era. No fue fácil la decisión de cuales libros se iban a incluir. Hubo mucha controversia especialmente con cinco libros: Ezequiel, Proverbios, el Cantar de los Cantares, Esther y el Eclesiastés, los que al final fueron admitidos.

Al cerrarse el canon Bíblico, el grupo de libros que forma la Biblia, muchos quedaron fuera. Uno de ellos, por ejemplo, fue el libro de los Macabeos. Comparando los que sí entraron con los que no entraron, podemos deducir que se usaron tres criterios para seleccionarlos. El primero es que tenían que estar escritos en hebreo. El libro de Daniel fue traducido de prisa del arameo al hebreo, para que fuera incluido. La segunda condición es que debían haberse escrito en el período antes de que “la profecía cesara  en Israel”, más o menos en el siglo quinto antes de nuestra era. La tercera condición es que el libro cumpliera con los estándares religiosos establecidos por los rabinos.

En esa época el hebreo se escribía solo con consonantes, tal como está escrito el rollo de la Torá. Los puntos de las vocales se inventaron en la época post Talmúdica, aproximadamente en el siglo séptimo y los textos bíblicos con sus vocales fueron finalmente fijados en el décimo. En hebreo, un grupo de consonantes pueden significar cosas diferentes según los puntos de vocales que se pongan. Por ejemplo, las consonantes HRB puede ser HoReB, el nombre de una montaña o puede ser HeReB que quiere decir espada. HLB puede ser HaLaB, leche o HeLeb, grasa. Poner las vocales equivocadas puede cambiar completamente el sentido de un mandamiento o de un relato. Fue finalmente en el siglo décimo que se desarrolló el texto definitivo, conocido como Masorah o Masorético. Es el que usamos hasta nuestros días. Y la división de la Biblia en capítulos y versículos fue inclusive posterior a la época masorética.

Los libros de la Biblia no fueron escritos por una sola persona ni en la misma época. Tomó muchos siglos escribirla. La Torá fue escrita por Moisés y los libros de los últimos profetas por cada uno de ellos. Los libros de Proverbios, el Cantar de los Cantares y el Eclesiastés se le atribuyen al Rey Salomón y el libro de los Salmos al Rey David.

La Biblia, a final de cuentas, es la experiencia histórica y colectiva de un pueblo que busca aprender y entender los caminos y la voluntad de Dios. Esto es lo que en sentido amplio hace que la Biblia sea el libro del pueblo Judío. La Biblia es más que un libro extraordinario, es el acta constitutiva del Judaísmo.

Preparado por Marcos Gojman.

Bibliografía: The Eternal Book, por Abraham J. Feldman en el libro The Jewish Peolple´s Almanac, editado por David C. Gross.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s