56 Eva, ¿la primera dama?

La historia de Adán y Eva, el incidente con la serpiente y el fruto prohibido, tuvieron muchas implicaciones. En principio, marca la sumisión de la mujer hacia el hombre. Dios, nos dice el rabino Telushkin en su libro Biblical Literacy, castiga a Eva con el dolor de parto y con el estar sometida al dominio de Adán. Además, como el relato bíblico nos cuenta que Eva fue creada de una costilla de Adán, esto ya le da un status inferior y de sometimiento al hombre. Sanhedrin 39ª, dice que el quitarle la costilla a Adán “fue beneficioso para Adán, el que Dios le quitara una costilla  y le diera una shifkha, una criada, para que le sirva.” Comentario que el Talmud le atribuye a la hija de Rabban Gamliel.

Las implicaciones que se derivaron dentro del Judaísmo, de esta relación entre el hombre y la mujer, son muchas. En los círculos ortodoxos, la mujer es definitivamente discriminada: entre muchas cosas, la mujer está exenta de cumplir con las mitzvoth ligadas al tiempo, está exenta de estudiar la Torá, el hombre agradece todas las mañanas de que Dios no lo hizo mujer y el hombre es el único que puede iniciar el proceso de divorcio, con lo que se genera el problema de la mujer agunah, aquella que el marido no le quiere dar el Get, el divorcio y por lo tanto no se puede volver a casar.

Pero la postura del Judaísmo liberal es diferente. Desde la explicación misma del relato bíblico, que no presenta a Eva como la responsable de ese gran “primer pecado”. Nos cuenta el gran educador Shlomo Bardin: Imaginen que una joven mujer se casa con un hombre joven cuyo padre es el presidente de una gran compañía. Después del matrimonio, el padre nombra a su hijo vicepresidente y le asigna un enorme salario, pero como no tiene experiencia de trabajo, el padre no le da ninguna responsabilidad. Cada semana, el joven recibe un cheque bastante grande, pero no tiene nada que hacer. Su esposa pronto se da cuenta que no está casada con un hombre sino con un jovencito y mientras su marido continúe en el negocio del padre, siempre va a ser un jovencito. Así que ella lo fuerza a dejar su trabajo, dejar su entorno seguro, irse a otra ciudad y empezar a levantarse por sí solo. Esa es la razón por la que Eva comió del fruto del árbol.”

Aaron Soloveitchick, en su libro Logic of the Heart, Logic of the Mind, nos dice que pareciera que la mujer tiene una ventaja sobre el hombre, una chispa sagrada única atribuible a su naturaleza femenina. Y dice: “esta conclusión se puede deducir con solo echar una mirada a la Creación en el Génesis. Pareciera que lo superior se creaba al final. Primero la luz fue creada y con eso otras formas de energía. Luego el mundo inorgánico y después el mundo orgánico. Y en el mundo orgánico la vida vegetal primero y después la vida animal. Y dentro del reino animal las especies más simples vinieron primero y después las más complejas. Adán, o sea la humanidad, fue creado después de todos los animales. Y dentro de la especie humana, el sexo masculino vino primero y después el sexo femenino. Esto prueba que la mujer tiene una ventaja espiritual innata comparada con el hombre.” Eva es mucho más que sólo “la primera dama” de Adán.

Preparado por Marcos Gojman.

Bibliografía: obras citadas.

Esta entrada fue publicada en Al reguel ajat. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s